¿POR QUÉ EL INGLÉS?

El inglés es el idioma más hablado en el mundo.

Saber hablar inglés significa que puedes entender y ser entendido casi en cualquier parte del mundo. El inglés es también la “lengua de las oportunidades”, te abre la puerta al mundo ya que es el idioma internacional de la comunicación, el comercio, internet y ordenadores, ciencia, turismo, los viajes, los negocios y muchos más sectores.

Aprender a hablar inglés bien podría ser lo mejor que uno puede hacer para mejorar su vida. Tiene innumerables beneficios que afectan a nuestras vidas y nuestra visión del mundo.

Da acceso al conocimiento: la mayoría de las webs están en inglés o pueden leerse en inglés, la mayoría de libros se pueden leer en inglés — aunque no sean de autores nativos de países de habla inglesa — y el inglés es el idioma de los principales periódicos y noticiarios internacionales. Por no hablar de los campos de la ciencia y la tecnología, dos sectores clave en los que el inglés es prácticamente el idioma de trabajo.

Otro aspecto es que el inglés es hablado mundialmente y por muchas personas. Si puedes comunicar en inglés, puedes contactar con personas de todo el mundo y viajar más fácilmente también: el inglés es hablado en más de 100 países.

Hablar inglés es un valor añadido en el mercado laboral, y en algunos sectores es inevitable, sobre todo en los sectores de negocios, ciencia y tecnología.

Y tal vez la característica más favorable del inglés es que es fácil de aprender. No solo porque la gramática es menos complicada respecto a otros idiomas o porque sus sonidos son (mayoritariamente) fáciles de pronunciar, sino también porque está en todas partes. Es imposible evitar el inglés, está a nuestro alrededor, lo encontramos cuando vamos al cine, cuando escuchamos la música, cuando vemos la televisión, cuando encendemos el ordenador, cuando viajamos, cuando trabajamos o cuando hacemos nuevas amistades.

Con el inglés, los límites y las fronteras desaparecen.