​¿POR QUÉ EL AJEDREZ?

El ajedrez nos enseña a pensar y también es divertido. Muchas personas piensan que el ajedrez es aburrido o complicado — estas son creencias completamente falsas. El juego del ajedrez realiza una de las contribuciones más importantes al campo de la educación. Inherente en él son los principios básicos de la teoría del aprendizaje psicológico: memoria, reconocimiento de patrones, toma de decisiones y refuerzo. El ajedrez enseña a los niños a pensar de forma analítica, lógica y en más de un nivel.

El ajedrez ofrece un entorno de aprendizaje activo en el que los niños usan sus cerebros, piensan sobre ideas, resuelven problemas y aplican inmediatamente lo que han aprendido. Aprender ajedrez es rápido, divertido, útil y atractivo. Investigaciones sobre el ajedrez han probado que este deporte ayuda a los jugadores de ajedrez a desarrollar capacidades mentales tales como la creatividad, el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la gestión del tiempo, y todas ellas juegan un papel importante en nuestra vida diaria.

Según Leontxo García, periodista y catedrático especializado en ajedrez: “Si pensamos en el célebre y polémico informe PISA, que dice que los niños españoles fracasan sobre todo a la hora de resolver problemas de matemática y en la comprensión de lectura, el ajedrez es justamente muy eficaz en esas dos áreas porque está científicamente probado en muchos países que los niños que juegan frecuentemente a ajedrez desarrollan y mejoran su rendimiento en matemática y en comprensión de lectura en un promedio de un 17% más que en otros niños.

También podemos constatar categóricamente, y respaldado por pruebas científicas sólidas, que las personas que practican el ajedrez frecuentemente retrasan el envejecimiento del cerebro, lo que es extremadamente importante a la hora de evitar enfermedades tales como el Alzheimers, o sino evitarlas por lo menos retrasarlas.”

 

LAS VENTAJAS DEL AJEDREZ

Habilidades sociales
Habilidades sociales

El ajedrez enseña el respeto para los demás y la justicia, mejorando la actitud, el sentido ético y el comportamiento en general.

Inteligencia espacial y visual
Inteligencia espacial y visual

En ajedrez, la lógica y la imaginación han de ir de la mano, compensando la una por la otra. El ajedrez mejora la capacidad de saber dónde estás en el espacio y de visualizar las cosas como si fueras un observador.

¡DIVERTIDO!
¡DIVERTIDO!

Y por último, no olvidemos que el ajedrez primero de todo es un juego. ¡El ajedrez es divertido!

Habilidades sociales
Habilidades sociales

El ajedrez enseña el respeto para los demás y la justicia, mejorando la actitud, el sentido ético y el comportamiento en general.

1/9

Ajedrez es una de las herramientas educativas más poderosas para reforzar la mente de un niño. Es bastante fácil aprender a jugar. Sea cual sea la edad del niño, el ajedrez puede incrementar la concentración, la paciencia y la perseverancia, además de desarrollar la creatividad, la intuición, la memoria y lo más importante, la capacidad de analizar y deducir a partir de una serie de principios generales, aprendiendo a tomar decisiones difíciles y resolver problemas de forma flexible.